.
.

.

Banreservas apoya empresas familiares afiancen su futuro


 

SANTIAGO.- El programa Implantación de Protocolo de Familia continúa formando y comprometiendo importantes negocios con las próximas generaciones que le pueden suceder, asegurándoles así un futuro próspero y duradero. El Banco de Reservas mantiene su apoyo al proyecto, en común acuerdo con La Asociación de Industriales de la Región Norte (AIREN), que también cuenta con el soporte del Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (INFOTEP) y el Centro de Desarrollo de Empresas Familiares (CDEF).

Las empresas familiares constituyen entre el 80 al 90 % de todos los negocios, generando el 75% del Producto Interno Bruto en casi todos los países y empleando al 85% de la fuerza laboral. Sin embargo, de las empresas familiares que nacen, el 70% muere en una segunda generación y solo el 15% llega a la tercera. Esta tasa de mortalidad se debe principalmente a la falta de planificación de la sucesión, la falta de profesionalización y el alto nivel de conflictos a nivel de la familia.

El programa para empresas familiares ya sobrepasa los 160 negocios protocolizados en menos de 3 años, y de forma constante se suman nuevas empresas. Es el caso de las tres más recientes firmas que a continuación se reseñan:

Agropecuaria ROHI, La Canela – Santiago

Este negocio que se dedica a la crianza de ganado, producción de carnes, productos lácteos, y su nueva división de proyecto de bananos orgánicos; ya se encuentra sostenido en la segunda generación que lo administra; quienes deciden formalizar un plan que asegure la permanencia de la agropecuaria en el mercado.

Se destaca como agroempresaria, la señora María Verónica Bermúdez, como una de las pocas mujeres que dirigen este tipo de negocios y quien deja muy claro su compromiso de llevar a máxima productividad, su empresa.

COMESA, La Vega

Fue fundada hace poco menos de dos décadas, por el Ing. Angel Estévez, quien con su dedicación, perseverancia, visión de futuro y sobre todo con la ayuda incondicional de su familia y empleados la ha convertido en un frente de servicios, calidad y atención al cliente en todo el Cibao Central y la agricultura dominicana.

Restaurante Bambú Cana, Bonao

Con más de 25 años, el establecimiento es todo un referente en Bonao en servicios de restaurante y catering. La familia Vargas Jiménez, encabezada por el Sr. Juan Ramón Vargas, y su esposa Gladys Jiménez, junto a sus hijos Eduardo Serafín Vargas, María Elena Vargas y Gladys María Vargas; se acogieron al programa de Empresas Familiares y se convierten en la primera empresa de Bonao que finaliza el protocolo.

Estas tres empresas se agregan al grupo de familias que buscan extender la vida útil de sus negocios, en los diversos mercados donde se desarrollan. Los procesos en los que se envuelven las marcas durante el período de protocolización parten de un servicio de consultorías que continua con la implantación de órganos de gobierno, la elaboración de un protocolo familiar donde se definen estos órganos, la sucesión generacional y el fortalecimiento de diferentes áreas funcionales de las empresas familiares. Estos factores unidos, llevan a un involucramiento entre los pilares directivos del negocio y la familia.

Gracias al apoyo del Banco de Reservas, este y otros protocolos han sido posibles, ya que con el aporte económico que la institución bancaria hace al proyecto, se subsidia la inversión que realizan las empresas protocolizadas.

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *