.
.

.

El poder del 2024 entre Leonel y Luis


Por Luis Céspedes Peña

El país debe estar preparado para la gran confrontación política entre el Presidente Luis Abinader Corona, candidato para las elecciones del 2024 por el gobernante Partido Revolucionario Moderno (PRM), y el otro líder internacional que tiene nuestro país,  el tres veces jefe de Estado, Leonel Fernández Reyna, a quien las críticas de su oposición todo lo que hicieron fue fortalecerlo.

No es que revivieron a un muerto político, como dice la oposición de Leonel ¡Es que trataron de destruirlo a base de calumnias! La parte opuesta de la mentira, es la verdad.

Es como si nosotros escribiéramos que el Presidente Abinader, es un irresponsable porque no enfrentó debidamente la pandemia del COVID-19, cuando en realidad es uno de los gobernantes del mundo que mayor empeño puso y está poniendo para defendernos de esa terrible enfermedad.

Pensamos que el PRM no debió escoger, a tres años antes de las elecciones presidenciales, al actual gobernante como su candidato, eliminando así el crecimiento de esa entidad.

Si se hubiese seleccionados al ex Presidente Hipólito Mejía, al ministro de Turismo, David Collado, a la hija del ex mandatario, Carolina Mejía, y al ministro administrativo de la Presidencia, José  Ignacio Paliza, para andar por todo el país haciendo campaña, la situación del PRM hoy fuera otra.

Ese grupo, movilizando el país, le hubiese creado graves problemas a la oposición política. ¡Ya el PRM no puede hacerlo, porque entonces anunciaría la derrota anticipada del Presidente-candidato Luis Abinader. Se observa a un Presidente trabajando casi solo, sobrecargado de problemas.

Lo que está haciendo el opositor Partido de la Liberación Dominicana (PLD), con varios aspirantes presidenciales buscando votos por el país, es lo correcto. ¡Aunque finalmente ninguno de ellos será el candidato presidencial ganador del PLD!

El PLD no tiene otra opción que no sea la negociación con Leonel Fernández. Si Danilo Medina, el presidente del PLD, no tuviera impedido ser candidato presidencial, entonces esa entidad podía arriesgarse para el 2024. Pero tampoco aseguraría la victoria, debido a los problemas que tiene con las Iglesias Católica y las diferentes denominaciones Evangélicas, por apoyar las tres causales para el aborto. ¡Gravísimo error en un país donde más del 98 por ciento de sus habitantes, son creyentes en Dios a través de las religiones!

Eso es penoso, debido a que Medina democratizó los préstamos de dinero a favor de los pobres y la clase media, logrando así el despegue de la producción agropecuaria, la industria, el aumento de los empleos públicos y privados. También enfrentó decididamente, en el poco tiempo que le quedaba de gobierno, el inicio del COVID-19.

La decisión firme del ex Presidente Fernández Reyna, la de su hijo, el diputado Omar Fernández, como la de otras figuras emblemáticas del leonelismo,  oponiéndose al aborto, es suficiente para la victoria electoral de ese ex gobernante.

Pero la posición de Leonel a favor de las Iglesias no es nueva. Cuando él fue Presidente de la República, no había solicitudes de las Iglesias que Leonel no las aprobara. En el caso de la Iglesia Católica, la relación de este mandatario fue tan fuerte con esa institución, que algunos sectores de la oposición acusaron al cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, de ser un vocero de Leonel.

A eso se le agrega que Danilo Medina y el ex mandatario Leonel Fernández, son figuras políticas del entorno del gobernante de Estados Unidos, Joe Biden. Ambos fueron sacrificados por el entonces Presidente norteamericano, Donald Trump, quien apoyó abiertamente en las elecciones pasadas, al hoy gobernante de los dominicanos, Luis Abinader.

Pero Leonel también permitió que en las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional haya capellanes evangélicos, que antes no existía, aunque la totalidad es católica.

El apoyo a Leonel de parte del PLD es casi obligatorio, debido a que si no lo hace, la mayoría de peledeístas lo va a respaldar sin acuerdo, debido a que lo quiere es volver al poder.

Es importante decir que los gobiernos de Leonel Fernández Reyna se concentraron, el primero (1996-2000), en la transición del reformismo al PLD, y los dos restantes en la modernización, tanto de las instituciones públicas, como de la infraestructura en todo el país. También, en el mejoramiento de la educación, construyendo dependencias de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), por todos los rincones del país.

Los de Medina fueron para el fomento de la producción, en su totalidad. El gobierno de Abinader está más enfocado en el mejoramiento del turismo para traer remesas, las cuales son básicas para el desarrollo, pero descuidando otras áreas fundamentales, como la producción agropecuaria, lo que provocó el renacimiento del Instituto Nacional de Estabilización de Precios (INESPRE), a causa del aumento en los costos de los alimentos.

El Presidente-candidato Luis Abinader Corona, tiene muy poco apoyo de la mayoría de sus ministros, directores generales y otros servidores. ¡El problema es que la mayoría de ellos son rechazados por la base del PRM!

 ¿Qué es lo que ocurre con eso? Que entre el 97 y 98 por ciento de los ministros y directores generales son empresarios multimillonarios, que invirtieron mucho dinero para que Abinader ganara, pero no son los que visitaban la base del PRM. Los compromisos fueron hechos por los dirigentes, cuya mayoría no ocupa posiciones relevantes.

La eliminación de muchas empresas del Estado, contribuyó a la disminución de los empleos, como son los casos del Consejo Estatal del Azúcar (CEA), la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE) y otras instituciones.

La aprobación, de parte de los legisladores del PRM, del Fideicomiso público (entidad que tendrá poder para negociar bienes del Estado), podría perjudicar más al Presidente Abinader.

La negativa del PLD y la Fuerza del Pueblo, la última entidad liderada por Leonel Fernández Reyna, también le crea un problema al Estado, debido a que la mayoría de los compradores de bienes públicos, podrían perder parte o todas sus de sus inversiones, en virtud de que podría haber desconocimiento de esos negocios si gana la oposición.

En lo que respecta a Margarita Cedeño, Abel Martínez y otros aspirantes presidenciales peledeístas, sus roles van a cambiar. Necesariamente, si Leonel es el candidato del PLD, la FP y otras entidades, el vicepresidente que lo acompañe deberá ser del Cibao, especialmente de Santiago, para equilibrar las fuerzas electorales en esa zona, la cual tiene 14 provincias, casi la mitad de los votos nacionales.

El más allegado a Leonel Fernández Reyna es el alcalde Abel Martínez, pero Francisco Domínguez Brito es un “pupilo” de las Iglesias.

Y el otro que no se menciona en esta precampaña, pero que es muy confiable para los sectores empresariales, educativos, profesionales, intelectuales, organismos internacionales, como la Unión Europea, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), grupos de Estados Unidos, Asia y otros, es el ex ministro de Administración Pública, Ramón Ventura Camejo, “bañado” por dotes de la honestidad en el manejo de los fondos públicos.

Si ocurren los acuerdos PLD-FP, se podría estar pensando en Margarita Cedeño para senadora del Distrito Nacional, y Abel Martínez como aspirante a senador de Santiago. Domínguez Brito no es problema para los candidatos presidenciales, porque él es un equilibrio de unidad interna, aunque “adornaría” la boleta presidencial. Hoy, los dos primeros lugares de la simpatía electoral son ocupados por Abinader y Fernández Rey.   

Los errores del PLD de no colocar en las candidaturas presidenciales a un cibaeño, le costó que perdiera en las elecciones en esa zona en el 2012, que votó por Hipólito Mejía, aunque éste perdió en el resto del país, con Danilo Medina como candidato.  En el 2016, el PLD volvió a perder el Cibao con el mismo Presidente Medina y ganando Luis Abinader, aunque el último fue derrotado en el resto del país.

 En los comicios del 2020, el PLD, con Gonzalo Castillo como candidato presidencial, perdió en el Cibao y resto del país, triunfando Abinader.

Es por esas razones es que los peledeístas van a votar por Leonel para tratar de ganar en primera vuelta, porque el Presidente Abinader, con la habilidad que lo caracteriza, aunque dirigiendo un gobierno con graves problemas económicos y sociales en todo el país, podría imponerse otra vez aprovechando la división de la oposición.

El gobierno y el PRM están trabajando para ubicar recursos del Estado, en un sector de la población que le sea fiel el día de los votos, sin importar el resto ni las consecuencias. ¡Simplemente, así!

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 90.00% ( 1
votes )



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *