.
.

.

Sagrado origen de la agronomía


 

Resultado de imagen para rafael baldayacPor Rafael Baldayac

La agronomía sigue siendo hoy en día uno de los pilares fundamentales para nuestra supervivencia. El miércoles (hoy), 4 de octubre, es día del agrónomo o profesional agrícola en la República Dominicana.

Hay que reconocer que los agrónomos juegan un rol importante para impulsar la producción agrícola contribuyendo con la seguridad alimenticia y para que el sector agropecuario y forestal sea más competitivo y generador de mayor bienestar y riquezas.

Cuál es el origen de esta profesión? El hombre en tiempos pasados necesitaba de los cultivos y de los animales para poder alimentarse y sobrevivir. Es en ese momento cuando empieza a darse cuenta que cuidando la naturaleza de una manera correcta puede obtener mejores productos y además podía seguir alimentándose de los animales de su alrededor.

En la actualidad esta ciencia aplica los conocimientos de la biología, ecología, química y economía para producir más alimentos, mejorar la calidad de los cultivos, reducir el impacto ambiental de la agricultura, y mejorar la extracción de energía de las plantas.

Además el profesional agrícola se especializa en diferentes áreas, dedicándose a estudiar esos factores físicos, químicos, biológicos, económicos y sociales que influyen o afectan al proceso productivo.

Resultado de imagen para dia del agronomoLa tarea de cultivar la tierra es muy remota. La agricultura aparece por primera vez en la Biblia en el segundo relato de la creación. “Puso el Señor al hombre en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara”. (Génesis 2:15).

Caín y Abel, los hijos de las primera pareja humana, fueron pioneros. Uno de ellos se dedicaba al cultivo de la tierra (Caín) y el otro al pastoreo de ganado menor (Abel), las dos ocupaciones más antiguas del mundo.

Cuando el pueblo lucha contra el faraón bajo la conducción de Moisés y salen de la esclavitud, después de vagar 40 años errantes por el desierto, llegan a la tierra prometida, y la primera acción que toman para comenzar a ser un pueblo distinto de los demás es la repartición de la tierra.

A cada familia entregaban un pedazo de tierra, para que nadie se quedara sin sustento. De esta manera, la agricultura une estrechamente a las personas al suelo que le da el alimento. Pero el pueblo de Israel sabía que la tierra no le pertenece a nadie, sino a Dios.

Dios es el único dueño de la tierra porque él es quien la creó al mero principio del mundo. Por eso Dios tiene un derecho absoluto sobre la tierra, dispone de ella, establece las normas para cultivarla, ordena cómo ha de ser su distribución.

Las principales semillas de cereal que se cultivaban eran el trigo y la cebada. Las siembras tenían un sentido espiritual. Las tres fiestas más importantes del calendario hebreo tienen un origen estrictamente agrícola y sagrado.

Primero la Pascua, era la fiesta de la primavera: se acababa el frío del invierno y podría comenzar a prepararse la tierra para cultivarla. Se celebraba con un banquete familiar. Después de salir de Egipto se convirtió en una fiesta que recordaba la liberación de la esclavitud. Se comía durante una semana pan sin levadura. (Éxodo 23:14-15)

Segundo Pentecostés, era la fiesta de la siega o cosecha. Los primeros frutos ofrecidos en primicias. Significa quincuagésimo, en alusión a los 50 días o 7 semanas que transcurren desde la Pascua hasta el Pentecostés (Éxodo 23:16). Además para los judíos, Pentecostés es la entrega de la Ley a Moisés en el Monte Sinaí y para los cristianos la conmemoración del descenso del Espíritu Santo sobre los Apóstoles.

Y por último la fiesta de los Tabernáculos (Tiendas) que se celebraba cuando se terminaba la estación de las frutas. Se llamaba fiesta de las tiendas, porque la gente hacía unas chozas con ramas y se colgaban de ellas los frutos. Más tarde, esta fiesta comenzó a recordar también los 40 años pasados por el pueblo en el desierto (Éxodo 23:16; Deuteronomio 16:13-15).

El agricultor toma la semilla, la deposita en la tierra, la cuida y riega, pero en realidad lo que le ocurre a la semilla dentro de la tierra no es hechura nuestra, sino que es una fuerza que Dios le ha puesto y que está dentro de la misma semilla. Y tenemos que respetar los tiempos de Dios.

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *