.
.

.





Clínica Corominas niega despachara muerto al alegado «resucitado»‏


muertovivo

 

El hombre no fue entregado a sus familiares con diagnóstico «fallecido». Asegura el centro de salud: «el salió de la clínica vivito». La madre del «muerto vivo», fue que se inventó ese cuento. 

 

SANTIAGO.- La dirección de la clínica Corominas, de donde supuestamente fue despachado muerto un obrero que su madre alega resucitó, negó la especie y aseguró que este fue dado de alta a solicitud de sus parientes, a pesar de su estado delicado de salud.

El doctor Luís Grullón, director médico de ese centro asistencial santiaguero, dijo este jueves que no entiende la versión puesta a circular en torno al alegado “acto milagroso” relacionado con el nombrado César Belarminio Martínez de Luna.

Su madre, Rosa Belarminio, dijo el pasado miércoles que él fue declarado muerto en la Corominas, donde permaneció interno por varios días y que, mientras era velado en su residencia ubicada en la Yagüita de Bella Vista, en esta ciudad, “resucitó”.

Sin embargo, el doctor Grullón negó rotundamente que en esa clínica hayan declarado fallecido a Martínez de Luna, de 41 años, por lo que emplazó a la mujer a presentar públicamente el acta de defunción que la ley obliga a todos los centros asistenciales  facilitar a los deudos cuando les entregan los cuerpos sin vida.

Explicó que ciertamente el obrero fue llevado en estado crítico de salud el 30 de abril a la clínica Corominas, y que al ser examinado por la doctora Ondina Espinal, se determinó que padece de un mieloma múltiple, consistente en un cáncer en la médula ósea, cuadro clínico que se le complicó al ser afectado por una neumonía.

“Como consecuencia de esa realidad estaba en la unidad de cuidados intensivos en estado tan delicado que respiraba de manera artificial, por lo que sus familiares solicitaron se lo entregaran para que muriera en su casa, acta de petición fue firmada por su pariente Eulogia Payero Rodríguez, en presencia de la madre del paciente”, indicó el doctor Grullón.

Para a seguidas agregar que el personal médico cumplió con ese requerimiento familiar y lo entregó, no sin antes sedarlo por las condiciones en que se hallaba.

“Esa es la verdad y me sorprende que esa señora haya dicho luego que fue un cadáver lo que le entregamos, cuando ella sabe que pidió le diéramos de alta, alegando que prefería muriera en su casa”, subrayó Grullón, reiterando su pedido de que presente públicamente el acta de defunción.

Dos días después de darle de alta Martínez de Luna fue llevado nuevamente a la clínica Corominas, donde permanece en cuidados intensivos y en crítica situación de salud.

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *