.
.

.





Estrella porno teme que sus senos la maten


Unos implantes que le colocaron a Elizabeth Starr no paran de crecer

«¡Por favor, dime que son bromas!», fue el primer comentario de la redacción. Pero no, la realidad a veces es más extraña que la ficción. Esta mujer posee unos senos tan grandes, que ella misma ha declarado a medios ingleses, que podrían matarla.

El problema es que estos implantes siguen creciendo adentro y mezclándose con el tejido mamario.

El problema es que estos implantes siguen creciendo adentro y mezclándose con el tejido mamario.

El problema es que estos implantes siguen creciendo adentro y mezclándose con el tejido mamario.

Así de visceral como suena… «los senos asesinos». Se trata de una estrella porno llamada Elizabeth Starr que hace 15 años se hizo una serie de operaciones para agrandar sus pechos y así posicionarse en su carrera, pero la búsqueda por el tamaño super size le arruinó la vida.

Al parecer en una de las operaciones le pusieron cuerdas sintéticas en los pechos para estimular la producción y el crecimiento de fluidos y luego de la cirugía la cosa se complicó. Uno de los senos (el derecho) empezó a perder líquido y se infectó.

Luego de miles de dólares y cirugías le sacaron el material pero no pudieron hacer lo mismo con el seno izquierdo, ya que la cuerda estaba muy profunda. El problema es que estos implantes siguen creciendo adentro y mezclándose con el tejido mamario. Aunque lograron sacarle gran parte del de la mama derecha, quedó un resabio. Entonces, sus senos se siguen agrandando como globos.

Los médicos le recomendaron que se realice una doble mastectomía, pero la mujer que ha soportado la asombrosa cifra de 63 procedimientos correctivos, asegura que no puede hacer frente a más cirugías, a pesar de estar en riesgo de coágulos de sangre y de infección, ya que significaría el fin de su carrera.

Con 43 años y con senos que no paran de crecer, Starr asegura que fue víctima de un experimento y que ha estado pagando el precio por eso. Además denuncia que le hicieron creer que las cuerdas sintéticas de polipropileno estaban aprobadas por las autoridades médicas pero que no era cierto. ¿Mala praxis? Quién sabe… Lo cierto es que la actriz porno les sigue sacando créditos a sus implantes, a pesar de sus fundados temores.

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *