.
.

.

Bienal Mario Vargas Llosa: La novela de la propia vida


¿Cómo abordar temas universales, hablando desde la primera persona? Escritores y periodistas dan algunas claves en una de las ponencias del evento que se realiza en Lima, Perú

Bienal Mario Vargas Llosa: La novela de la propia vida

EFE
Mario Vargas Llosa y Santiago Roncagliolo (izquierda), durante la inauguración de la Bienal en Lima

LIMA, Perú.- Superado el ecuador de la Bienal Mario Vargas Llosa, todos los escritores participantes estamos en «modo entrevista», «modo ponencia» y «modo coloquio».

A las diez de la mañana todos somos trasladados a las tres universidades que cada día organizan sesiones simultáneas y que garantizan la presencia de diez autores en cada uno de los actos, donde las conferencias, los diálogos con los estudiantes y las ruedas de prensa se multiplican. ¿Cuáles son los temas por los que más pregunta el público limeño?

La literatura es el primero, la política le sigue de cerca, el impacto de la crisis económica española en el paisaje laboral latinoamericano tampoco falta nunca y por último el fútbol, donde llama la atención la abundancia de camisetas del Barcelona que llevan cientos de jóvenes por las calles de Lima.

Un diplomático español me pregunta cómo un equipo de vocación nacionalista puede convertirse en un club global fuera de España y le respondo que al revés ocurre lo mismo: el Real Madrid es percibido desde América Latina como el equipo de la capital de España y no como un club de vocación global.

Esa curiosa contradicción entre lo público y lo íntimo, lo universal y lo personal, se trasladó al terreno de la escritura en la mesa titulada «Crónica y Narrativa Autobiográfica», donde participaron la española Rosa Montero, la argentina Leila Guerriero y los colombianos Piedad Bonet y Alberto Salcedo Ramos.¿Cómo escribir sobre uno y lograr que los lectores sólo perciban lo universal?

Piedad Bonet habló del exorcismo literario que le supuso escribir «Lo que no tiene nombre», dedicado al suicidio de su hijo, y Rosa Montero también escribió desde el dolor «La ridícula idea de no volver a verte» cuando falleció su marido.

Sin embargo, Leila Guerriero explicó que aunque lo ideal es volverse invisible en las crónicas, a veces la irrupción del yo es fundamental para dirigir toda la atención sobre otros protagonistas. Su ejemplo de una divertida entrevista al poeta Nicanor Parra fue memorable.

No obstante, Alberto Salcedo Ramos nos encandiló a todos explicando cómo concibió las crónicas que dedicó al cautiverio de un soldado colombiano que pasó más de diez años secuestrado por las FARC.

La Bienal Mario Vargas Llosa ha entrado en su recta final y crece la expectativa por saber quién será el ganador de la primera edición del premio de novela, que sin duda enriquecerá la vida de las criaturas de la ficción y la vida del propio novelista.

Los libros del jurado

Dos miembros del jurado del Premio Vargas Llosa de Novela me pidieron visitar una buena librería de viejo de Lima y los llevé a casa del librero Carlos Carnero, donde los ilustres visitantes se precipitaron sobre un montoncito donde reposaban primeras ediciones de Borges, César Moro, Octavio Paz y una primera edición pirata de Joyce, impresa en San Francisco, con el pie de imprenta de la parisina Shakespeare and Company en la cubierta. “Lo siento –les advirtió el librero-, los tengo reservados para el escritor español Juan Bonilla. ¿Lo conocen?”.

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )



Comentarios