.
.

.

La ciudad europea donde la gente no se divorcia ¿quieres saber el por qué?


 

En la ciudad de Siroki-Brijeg de Bosnia y Herzagovina, no hay ni un solo divorcio o familia rota que haya sido registrada en la memoria viva de entre sus más de 26.000 habitantes. Entonces, viendo esto nos preguntamos ¿cuál es el secreto de su éxito?.

La respuesta es el catolicismo unido a la hermosa tradición que tiene el pueblo croata para el matrimonio. De hecho, esta tradición matrimonial croata está empezando a tomar fuerza en el resto de Europa y América entre los devotos católicos que han visto las bendiciones que concede.

Durante siglos la gente en Siroki-Brijeg ha sufrido ya que su fe cristiana siempre fue amenazada por los musulmanes turcos. Siempre han sabido por experiencia, que la fuente de la salvación viene a través de la Cruz de Cristo. No viene de la ayuda humanitaria.

Estas personas poseen una sabiduría que no permite que sean engañados sobre cuestiones de la vida y la muerte. Por eso han vinculado indisolublemente el matrimonio con la Cruz de Cristo. Han fundamentado en el matrimonio la Cruz que los hace ir adelante en la vida con divinidad y luz.

Ritual del cricifijo

Cuando los novios van a la iglesia para casarse llevan un crucifijo con ellos. El sacerdote bendice el crucifijo y ha lugar decir que ellos han encontrado el socio ideal con quien compartir su vida, exclamando: “¡Ustedes han encontrado su cruz! Se trata de una cruz para amar, para llevarla con ustedes, una cruz que no es para ser arrojada fuera de sus vidas, sino más bien para apreciarla“.

Al intercambiar los votos matrimoniales, la novia pone su mano derecha en el crucifijo y el novio pone su mano derecha sobre la de ella. Ambas manos están unidas entre sí y unidas a la Cruz. El sacerdote cubre las manos con su estola mientras pronuncian su promesa de amarse unos a otros en las buenas y en las malas, proclamando sus votos de fidelidad según los ritos de la Iglesia.

Entonces, los dos besan la cruz. Si uno abandona al otro, abandona a Cristo en la Cruz. Pierde a Jesús. Después de la boda, los recién casados ​​cruzan el umbral de su casa para entronizar el mismo crucifijo en un lugar de honor. Se convierte en el punto de referencia de sus vidas y el lugar de la oración en familia, porque la joven pareja cree profundamente que la familia nace de la Cruz.

La familia está indisolublemente unida a la cruz de Cristo. ¿Se trata simplemente de una visión mórbida de la vida conyugal y familiar? ¿O es una pieza de sabiduría que pocos en el mundo moderno podrán entender?

Foto:cheapflightslab.

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *